Osteoporosis

Osteoporosis es una enfermedad que debilita la masa ósea y puede ocasionar fracturas al girar, agacharse, o hasta toser.  Además de debilitar los huesos, la osteoporosis prolonga la creación de nueva masa ósea.

Esto resulta en un daño óseo severo, fracturas de cadera, muñeca y columna, compresión de la columna, colapso de vértebras, postura encorvada, pérdida de altura y un intenso dolor de espalda.

Pacientes con riesgo de osteoporosis

Es un error común pensar que la osteoporosis afecta principalmente a las mujeres.  Tanto hombres como mujeres de distintas razas sufren de osteoporosis.  Sin embargo, las mujeres blancas y asiáticas posmenopáusicas corren el más alto riesgo de desarrollar osteoporosis.

Esto ocurre porque las personas de edad avanzada padecen de una menor renovación ósea que las jóvenes.  La mayoría de la gente alcanza el pico de masa ósea durante su juventud y a partir de los treinta años el crecimiento óseo es más lento.  Otra razón es que las mujeres posmenopáusicas pierden niveles de estrógeno, y bajas hormonas sexuales son un factor de riesgo para desarrollar osteoporosis.

Factores de riesgo de osteoporosis

Otros comunes factores de riesgo para el desarrollo de la osteoporosis incluyen, pero no se limitan a:

  • Problemas glandulares, incluyendo de tiroides, paratiroides y glándulas adrenales
  • Estructura de cuerpo pequeña y huesos pequeños
  • Antecedentes familiares de osteoporosis
  • Falta de consumo de calcio o problemas de absorción de calcio
  • Falta de proteína o deficiencia de vitamina D
  • Problemas con las hormonas sexuales en hombres y mujeres
  • Antecedentes de trastornos alimenticios o cirugía gastrointestinal
  • Uso prolongado de esteroides y ciertas medicinas
  • Abuso de alcohol y tabaco
  • Vida sedentaria

Además, ciertas enfermedades a veces ocurren simultáneamente con la osteoporosis, incluyendo cáncer, artritis reumatoide, insuficiencia renal, lupus, y otras.

Tratamientos típicos para la osteoporosis

La buena noticia es que la osteoporosis es tratable, pero es importante ponerse en manos de un médico con experiencia que pueda ayudar a los pacientes con osteoporosis a fortalecer su capacidad ósea existente y prevenir un mayor debilitamiento de los huesos o pérdida ósea.

Los tratamientos utilizados para la osteoporosis en general incluyen bifosfonatos, farmacéuticos que pueden ser tomados por vía oral o intravenosa, y que preservan el hueso sano y reducen su deterioro.

Otra opción para mantener una densidad ósea adecuada son las terapias hormonales , aunque el médico deberá medir los riesgos y beneficios de la terapia hormonal sustitutiva, ya que puede ser riesgosa para las mujeres de edad avanzada aunque no tanto para las mujeres jóvenes y hombres con osteoporosis.

Además de los bifosfonatos, existen también farmacéuticos que promueven la regeneración ósea.  El médico tal vez recomiende otros cambios, tales como cambios en la dieta o modificaciones en el estilo de vida, uso de terapias de medicina alternativa, y un esfuerzo en reducir los riesgos de caídas y fracturas.

Asimismo las opciones quirúrgicas para el tratamiento de compresión de columna relacionada a la osteoporosis y otros síntomas, incluyen la Vertebroplastia y la Cifosplastia, ambas técnicas quirúrgicas de mínima invasión.

Asesoramiento Médico

Solamente un médico con experiencia en tratar la osteoporosis puede evaluar un caso particular y determinar el mejor curso de tratamiento para esa situación.

No existen dos casos de osteoporosis iguales, y el médico tomará en cuenta la severidad de la pérdida de masa ósea, el dolor y síntomas, la densidad ósea actual, la edad, la historia médica, los factores de riesgo de un mayor deterioro, y el resultado logrado con los tratamientos anteriores.

Hay que comenzar el tratamiento para la osteoporosis lo antes posible ya que es factible demorar el avance de la enfermedad.